Esta Navidad comparte sostenibilidad

Por
16 Diciembre 2016
Categoría: 
Noticias
Esta Navidad comparte sostenibilidad

La Navidad va de compartir recuerdos, momentos y celebraciones pero también comidas, cenas o regalos. Nuestro consumo en alimentación, aparatos electrónicos, ropa o transporte se dispara ¿Cómo hacerlo para que todos disfrutemos y a la vez sigamos cuidando del Planeta?

En primer lugar, están los menús. Podemos preparar una cena de Nochebuena igual de exquisita y sorprendente teniendo en cuenta algunos detalles que, además, la harán más sostenible. Ya sabemos que el consumo de pescado se dispara. Lo mejor es no encapricharse de alguno en concreto y enterarse de qué especies son las mejores para consumir en esta época, tanto porque sean de temporada como porque no estén amenazadas por la sobrepesca, por ejemplo.

Para ayudarte en esta tarea, WWF acaba de lanzar una 'app' para fomentar el consumo responsable de pescado sin devorar los océanos para lo que ha analizado en detalle casi un centenar de especies. Por ejemplo, desaconseja que estas Fiestas compres el típico besugo o el carabinero y las gambas blancas, de pesca extractiva. Y tampoco mero, congrio, rayas, cazón o pez espada del Mediterráneo.

Según la guía, estas Navidades acertarás en la mesa y con el Planeta si compras bonito del Norte de la flota vasca capturado con caña, anchoa del Cantábrico pescada con cerco o pulpo de nasas de Asturias. También coquina de la costa atlántica de España y Portugal, mejillones de bateas del Atlántico o bacaladilla del Atlántico Norte.

También debemos moderar nuestro consumo de carne de vacuno, ya que gran parte de las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero que agrava el cambio climático, proviene de la ganadería.

Cuando hagas la compra, acuérdate que los sistemas alimentarios consumen actualmente el 30 por ciento de la energía disponible en todo el mundo. El 70 por ciento de esta energía se consume cuando los alimentos han dejado ya las explotaciones; es decir, durante su transporte, su procesamiento y su embalaje o almacenamiento, así que cuanto más fresco y local compres mejor.

Acuérdate también de evitar el desperdicio de alimento ya que un tercio de los alimentos que producimos se pierde o se desperdicia, y con ello el 38 por ciento de la energía consumida y una importante cantidad de agua. La FAO recuerda que, dependiendo de la dieta, son necesarios entre 2.000 y 5.000 litros de agua para producir los alimentos consumidos diariamente por una persona.

Cuando acaben las comidas, las cenas y los regalos acuérdate también de que los residuos contaminan y que la gestión de basura también provoca emisiones de metano. Reciclar en estas fechas, dado el volumen de consumo que las caracterizan, es más importante que nunca.

Hagamos un esfuerzo a la hora de recoger la mesa tras la fiesta y separemos los restos orgánicos de los envases y el vidrio. Ya sabes, envases al contenedor amarillo y vidrio al verde. También todos los papeles y cartones que embalan los regalos al contenedor azul y todos los aparatos electrónicos, adornos de Navidad y árboles de plástico que ya no quieras, al punto limpio. 

Esta Navidad ¿Compartes sostenibilidad?

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA
Indica los caracteres mostrados en la imagen.