Notas de prensa

Decálogo de buenas prácticas para un verano sostenible en familia

06/08/2019
Decálogo de buenas prácticas para un verano sostenible en familia
  • Con la llegada del periodo estival, Ecoembes lanza diez consejos para que los niños no olviden lo aprendido en clase y continúen cuidando del medioambiente
  • Cuidar mejor las plantas y animales y su importancia para la vida son algunos de los beneficios que Naturaliza, el proyecto de educación de Ecoembes, tiene sobre niños y niñas.

El verano es la época en la que los más pequeños aprovechan para jugar al aire libre, conocer nuevos amigos en campamentos o disfrutar de la playa y la piscina. Sin embargo, este período de descanso no está reñido con que sigan aplicando todo lo que han aprendido durante el curso escolar. Entre ese aprendizaje se encuentra el cuidado del medioambiente, gracias a iniciativas como Naturaliza, el gran proyecto de educación ambiental impulsado por Ecoembes para integrar en el currículo escolar una mirada ambiental.

Saber cuidar mejor las plantas y animales o la importancia que estos tienen para la vida, son algunos de los efectos positivos que Naturaliza tiene sobre los niños y niñas. Así se refleja en el trabajo de investigación “Conciencia Ecológica en la infancia. Efectos del programa Naturaliza en población escolarizada”, realizado por el Catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio Corraliza, y la Doctora en Educación Ambiental de la Universidad de Zaragoza, Silvia Collado, sobre 1.879 niños y niñas que han participado en una primera fase de este proyecto educativo.

Precisamente, para no olvidar lo aprendido durante el curso, Ecoembes lanza 10 sencillos consejos para seguir cuidando del medioambiente de una forma sencilla:

  1. De la mano de las 3R: debemos recordar la importancia de cambiar nuestros hábitos de consumo por unos más sostenibles. Por ello, a la hora de adquirir un producto, mejor optar por opciones más duraderas para así “Reducir” el consumo. Tampoco tenemos que olvidar que los productos pueden tener una segunda vida como, por ejemplo, el papel de aluminio de los bocadillos, que podemos “Reutilizar”. Y, por supuesto, siempre debemos “Reciclar” cada envase de plástico, lata y brik en el contenedor amarillo, y el papel y el cartón en el contenedor azul para que puedan ser transformados en un nuevo material.
  2. Adiós Basuraleza: el abandono de residuos en entornos naturales, la basuraleza, se ha convertido en un problema global que está dañando la flora y fauna de nuestro país. Que los niños tomen contacto con la naturaleza y se sientan parte de ella es fundamental para su cuidado y, por tanto, para poner fin a este problema.
  3. El mar libre de basura: pasar unos días junto al mar o una tarde en el río o en el lago son planes perfectos para aliviar las altas temperaturas y alejarse del acelerado ritmo de las ciudades. Sin embargo, tenemos que tener presente siempre que cada residuo que se nos olvide en estos entornos produce graves consecuencias para los ecosistemas. Por ello, si no hay papeleras cerca, podemos ir guardando los residuos que encontremos o generemos en una bolsa para depositarlos en el contenedor correspondiente.
  4. Transporte sostenible: aprovechando la energía de los más pequeños, optar por opciones de transporte más sostenibles como la bicicleta ayuda a frenar la contaminación atmosférica, además de ser una actividad física entretenida. Y para trayectos más largos, podemos optar por el transporte público.
  5. Grifos bien cerrados: España se enfrenta a períodos de sequía cada vez más graves. Por ello, siempre que podamos, no malgastemos agua evitando, por ejemplo, dejar los grifos abiertos al cepillarnos los dientes o lavarnos las manos, optando por las duchas en lugar de los baños y aprovechando el agua empleada para algunas labores de cocina para regar las plantas.
  6. Aprovecha la luz natural: en verano los días son más largos, lo que significa que podemos aprovechar la luz natural para iluminar nuestros hogares. Y si se encienden las lámparas, no hay que olvidarse de apagar los interruptores siempre que salgamos.
  7. ¿Ya no quieres ese juguete? Dónalo: si aprovechas las vacaciones para hacer limpieza y te encuentras con juguetes que ya no quieres, antes de tirarlo, piensa en donarlo a otros niños que sí le pueden dar un nuevo uso.
  8. Productos de proximidad: enseñar a los más pequeños a fijarse en la procedencia de los productos es importante para evitar la contaminación generada al traerlos desde más lejos.
  9. No te olvides de los animales: si te vas de vacaciones y no puedes llevarte a tu mascota, intenta dejarla con alguien a su cuidado. En la época estival aumenta el abandono de animales, por lo que inculcar a lo más pequeños el amor, respeto y cuidado hacia sus mascotas les ayudará a potenciar su conciencia ambiental. 
  10. Las plantas, mejor en la tierra: no podemos olvidarnos de que las plantas son seres vivos. Por ello, evitemos arrancarlas o pisarlas y optemos por cuidarlas mejor. Y si también tenemos plantas en casa, enseñemos a los niños y niñas que no crecen solas, sino que necesitan tanto agua como luz para florecer.
Etiquetas: