¿Cómo se recicla en Europa?

Por
17 Septiembre 2015
Categoría: 
Noticias
¿Cómo se recicla en Europa?

El objetivo es el mismo: lograr que los residuos no acaben en los vertederos, sino en plantas de reciclaje para obtener nuevas materias primas. Sin embargo, en cada país de Europa la recogida de residuos se organiza de forma diferente. Te contamos algunas curiosidades y, ya sabes ¡vayas donde vayas…usa el contenedor que haya!

España

Tenemos recogida separada de residuos para su reciclaje en tres contenedores diferentes: amarillo (para envases, briks y latas), verde (vidrio) y azul (papel y cartón). En 2014, se reciclaron casi una 1,3 millones de toneladas de envases ligeros (contenedor amarillo) y envases de cartón y papel (contenedor azul), alcanzando una tasa de reciclado de 73,7%. En cuanto al vidrio, en 2014 se recogieron 897.828 toneladas para su reciclaje, unos 14,8 kilos por habitante.

Reino Unido

Puede parecer un poco complicado, pero hay que acostumbrarse, porque cada ayuntamiento decide qué color poner a sus cubos de basura, así que los ciudadanos deben informarse para no equivocarse al depositar su bolsa de basura. Además, la recogida no es diaria. En el país insular se generan unos 10,9 millones de toneladas de envases al año, y la tasa de reciclaje es del 61%.

Suiza

El vidrio se recicla por colores, y es el consumidor el que debe separarlo. La razón es sencilla: el vidrio coloreado (por ejemplo, el verde o el marrón) no puede volver a ser transparente tras su reciclado. Por eso, el ciudadano deposita el vidrio en distintos contenedores dependiendo del color de la botella o tarro. Otra curiosidad del país helvético es que cada ciudadano compra etiquetas para marcar sus bolsas de basura para el reciclaje, facilitando así la recogida… y evitando una multa por no hacerlo bien.

Bélgica

El modelo de reciclaje implantado es el mismo que en España, pero con algunas diferencias. Existen bolsas oficiales para depositar los residuos en los contenedores, porque no vale cualquier bolsa. Hay que comprarlas y cuestan entre uno y dos euros cada una, según tamaño. Si intentamos depositar otra bolsa diferente podemos ser multados. Además, cada residuo tiene su día de recogida y no se puede sacar la basura todos los días.

Alemania

En Alemania, además del modelo de reciclaje a través de contenedores de colores, convive con otro que solo vale para reciclar envases de bebidas: el sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR). Los ciudadanos pagan un impuesto cuando compran un envase y solo se les devuelve si los depositan (en perfecto estado) en unas máquinas situadas en los supermercados donde los compraron. Es un sistema con muchos inconvenientes para el ciudadano, que no mejora demasiado el reciclaje y que conlleva grandes costes económicos para los comercios. Por todo ello muchos países lo han descartado.

Noruega

Los productos también debe llevar un etiquetado especificando en qué contenedor deben depositarse una vez consumidos. Si visitas los fiordos o paseas por Oslo ten cuidado, porque el vidrio y los envases metálicos van en el mismo contenedor. En este país se producen unas 510.000 toneladas de envases al año, de los que se reciclan en torno a 460.000 toneladas. ¡No está nada mal!

Irlanda

Los irlandeses tiene dos opciones: comprar unas bolsas específicas para reciclar o unas pegatinas que pones en las bolsas para indicar lo que contienen. La isla está bien nutrida de posibilidades y tipos de contenedores para la separación de residuos. Tienen tres tipos de contenedores: el verde para el reciclaje de plástico, latas, briks y cartón; el marrón para el orgánico, y el negro para el resto. Además, separan el vidrio por colores en contenedores específicos: transparente, verde y marrón.

Francia

Más claro, agua. Todos los envases reciclables llevan un símbolo en su etiquetado para que el consumidor sepa a primera vista que debe depositarlos en contenedores específicos para su reciclaje. Los franceses reciclan más de dos tercios de los envases usados ¡nada menos que 3.190 millones de toneladas de envases domésticos al año! Para cerrar el ciclo del reciclaje, el país vecino tiene 247 centros de clasificación y cerca de 2.000 empresas recicladoras.

España

Tenemos recogida separada de residuos para su reciclaje en tres contenedores diferentes: amarillo (para envases, briks y latas), verde (vidrio) y azul (papel y cartón). En 2014, se reciclaron casi una 1,3 millones de toneladas de envases ligeros (contenedor amarillo) y envases de cartón y papel (contenedor azul), alcanzando una tasa de reciclado de 73,7%. En cuanto al vidrio, en 2014 se recogieron 897.828 toneladas para su reciclaje, unos 14,8 kilos por habitante.

Reino Unido

Puede parecer un poco complicado, pero hay que acostumbrarse, porque cada ayuntamiento decide qué color poner a sus cubos de basura, así que los ciudadanos deben informarse para no equivocarse al depositar su bolsa de basura. Además, la recogida no es diaria. En el país insular se generan unos 10,9 millones de toneladas de envases al año, y la tasa de reciclaje es del 61%.

Suiza

El vidrio se recicla por colores, y es el consumidor el que debe separarlo. La razón es sencilla: el vidrio coloreado (por ejemplo, el verde o el marrón) no puede volver a ser transparente tras su reciclado. Por eso, el ciudadano deposita el vidrio en distintos contenedores dependiendo del color de la botella o tarro. Otra curiosidad del país helvético es que cada ciudadano compra etiquetas para marcar sus bolsas de basura para el reciclaje, facilitando así la recogida… y evitando una multa por no hacerlo bien.

Bélgica

El modelo de reciclaje implantado es el mismo que en España, pero con algunas diferencias. Existen bolsas oficiales para depositar los residuos en los contenedores, porque no vale cualquier bolsa. Hay que comprarlas y cuestan entre uno y dos euros cada una, según tamaño. Si intentamos depositar otra bolsa diferente podemos ser multados. Además, cada residuo tiene su día de recogida y no se puede sacar la basura todos los días.

Alemania

En Alemania, además del modelo de reciclaje a través de contenedores de colores, convive con otro que solo vale para reciclar envases de bebidas: el sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR). Los ciudadanos pagan un impuesto cuando compran un envase y solo se les devuelve si los depositan (en perfecto estado) en unas máquinas situadas en los supermercados donde los compraron. Es un sistema con muchos inconvenientes para el ciudadano, que no mejora demasiado el reciclaje y que conlleva grandes costes económicos para los comercios. Por todo ello muchos países lo han descartado.

Noruega

Los productos también debe llevar un etiquetado especificando en qué contenedor deben depositarse una vez consumidos. Si visitas los fiordos o paseas por Oslo ten cuidado, porque el vidrio y los envases metálicos van en el mismo contenedor. En este país se producen unas 510.000 toneladas de envases al año, de los que se reciclan en torno a 460.000 toneladas. ¡No está nada mal!

Irlanda

Los irlandeses tiene dos opciones: comprar unas bolsas específicas para reciclar o unas pegatinas que pones en las bolsas para indicar lo que contienen. La isla está bien nutrida de posibilidades y tipos de contenedores para la separación de residuos. Tienen tres tipos de contenedores: el verde para el reciclaje de plástico, latas, briks y cartón; el marrón para el orgánico, y el negro para el resto. Además, separan el vidrio por colores en contenedores específicos: transparente, verde y marrón.

Francia

Más claro, agua. Todos los envases reciclables llevan un símbolo en su etiquetado para que el consumidor sepa a primera vista que debe depositarlos en contenedores específicos para su reciclaje. Los franceses reciclan más de dos tercios de los envases usados ¡nada menos que 3.190 millones de toneladas de envases domésticos al año! Para cerrar el ciclo del reciclaje, el país vecino tiene 247 centros de clasificación y cerca de 2.000 empresas recicladoras.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Información básica sobre el tratamiento de tus datos personales

¿Quién es el responsable de su tratamiento?

Ecoembalajes España, S.A.

Calle de Cardenal Marcelo Spínola 14 / 2ª Planta 28016 Madrid

seguridad@ecoembes.com.

¿Con qué finalidad y legitimación se han tomado?

  • Para validar la publicación del comentario en el blog: al enviar tus datos, das tu
    consentimiento para el tratamiento de los mismos para esta finalidad.
  • Resto de finalidades: Ver Política de Privacidad.

¿Quiénes serán los destinatarios de tus datos?

  • Autoridades reguladoras y de control, organismos públicos competentes,
    jueces y tribunales.
  • Terceros proveedores de servicios que tienen acceso a tus datos personales.

¿Cuáles son tus derechos sobre el tratamiento de tus datos?

Puedes revocar en cualquier momento tu consentimiento, así como ejercitar los derechos
de oposición, acceso, portabilidad, rectificación, limitación, supresión de datos y a no ser objeto
de una decisión basada únicamente en el tratamiento automatizado de tus datos. Para ello 
debes remitir una comunicación por escrito a los Responsables a las direcciones indicadas.

¿Quieres más información?

Consulta la Política de Privacidad de Ecoembes.

Image CAPTCHA
Indica los caracteres mostrados en la imagen.