L’estoc o cómo ser rentable y verde con un proyecto social

Por
07 Abril 2017
Categoría: 
Noticias

L’Estoc es una empresa sin ánimo de lucro de Barcelona especializada en el diseño de muebles con material reciclado que fabrican personas con “capacidades diferentes”. Una fórmula responsable social y medioambientalmente que ha conseguido llegar a clientes tan importantes como Softonic o Reale Seguros.

Hemos hablado con su fundador y gerente, Jordi Mayals, para que nos cuente cómo surgió la idea de crear L’Estoc y cuál es el secreto de su éxito tras cinco años en marcha. “Ser una empresa sin ánimo de lucro y ser rentable no está reñido. Sólo significa que todos los beneficios que tengas los destinas a la propia causa de la empresa. Tenemos que ser rentables como cualquier empresa porque si no obtenemos no podemos conseguir el impacto que queremos, nos dice Jordi.

De hecho, “cuando empezamos nos costó encontrar una forma jurídica acorde con nuestro objetivo social”. Y es que L’Estoc fabrica muebles con diseños muy originales a partir de materiales reciclados y contrata a trabajadores con “capacidades diferentes”.

Su trabajo anterior como ingeniero agrónomo en el campo ambiental y de la gestión de residuos y su experiencia en un centro de ocio para personas con discapacidad, son los dos ingredientes vitales que llevaron a Jordi Mayals a emprender esta preciosa aventura.

Me encanta trabajar con este colectivo porque te sientes muy a gusto en muchos aspectos, son como niños mayores y prevalece en ellos la emoción. Cuando empecé a trabajar en el centro con ellos se me abrió un mundo: lo que para mí era un problema, el tener un hermano con discapacidad, lo ví como una oportunidad”, explica el fundador de L’Estoc.

En L’Estoc trabajan por encargo y, sobre todo, para clientes como oficinas, locales, tiendas… Softonic o Reale Seguros son dos de ellos. “Los resultados nos permiten ser optimistas aunque aún estamos un poco lejos de conseguir que seamos una empresa como tal, pero en eso estamos”, asegura Jordi satisfecho. “Trabajamos sobre todo con madera y, por ejemplo, los palés los compramos a empresas recuperadoras pero otros materiales son donaciones como las bovinas de cable. También recogemos objetos y restos de puntos verdes”.

Como es una cooperativa de iniciativa social, todos los empleados son también socios. Además de Jordi, trabajan el L’Estoc que tiene la tienda y el taller en el mismo local Albert Capella, responsable de producción y diseño, y José, Enrique, y Roger, el hermano de Jordi. Los tres tienen “capacidades diferentes” como le gusta decir a él. “Además, en L’Estoc acogemos a chavales en prácticas que estudian carpintería en la Fundación Nou Xamfrà o la Escuela Montserrat”.

Hay que decir que sobre todas las medidas ambientales que ha adoptado L’Estoc  (cuenta con el apoyo del Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona) la prevención y reutilización de residuos es su prioridad. Por eso, además de materiales que reciclan también utilizan para sus diseños muebles en desuso, desde una persiana hasta una cuna. Todo es aprovechable.

La estimación del retorno social de este proyecto según el estudio de evaluación SROI de la Fundación La Caixa es de 5,41. Es decir, por cada euro invertido hay un retorno de 5,41 euros en forma de impacto social.

La forma de trabajar de L'estoc le ha valido el reconocimiento de los programas de apoyo al Emprendimiento Social de Momentum Project de BBVA y Esade (2015), de la Fundación La Caixa (2012) y de la Generalitat de Catalunya (2011) y el Premio R de Ecoembes 2016 a la Mejor Iniciativa Social.

Este último reconoce el valor de proyectos que logren mejorar la concienciación, la educación o la divulgación sobre el reciclaje y la sostenibilidad entre la sociedad.

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA
Indica los caracteres mostrados en la imagen.