Por qué es mejor consumir fruta de temporada

Por
24 Julio 2017
Categoría: 
Noticias
Por qué es mejor consumir fruta de temporada

Tu cuerpo te lo agradecerá pero el medio ambiente también, porque todo lo que se produce tiene una huella ecológica con un número de emisiones determinado y un daño concreto a la naturaleza. Todos como consumidores responsables podemos comprar cosas haciendo el menor daño posible al ciclo natural.

Cualquier cosa que compramos tiene una huella ecológica, un daño al medio ambiente, en forma de emisiones que contribuyen al cambio climático o en forma de derroche de recursos en un momento en el que mucho de ellos (como el agua o la energía) son limitados.

Muchas veces esta huella se puede evitar o, al menos, reducir. En el caso de los alimentos es fácil, sobre todo en un país como el nuestro en el que podemos cultivar todo tipo de productos necesarias para que nuestro organismo disfrute de salud y bienestar.

Y si hablamos de frutas, todavía es más fácil, ya que España tiene una situación geográfica y un clima privilegiado para su cultivo. Decimos esto porque una de los principales factores que aumentan la huella ecológica de la comida es su transporte.

Por ejemplo, cada plátano canario que llega al mercado genera 25 gramos de CO2 mientras que  la banana americana tiene una huella de carbono de 80 gramos por pieza, según el Proyecto CO2me, una interesante red en la que los agentes del sector agroalimentario y los expertos en cambio climático comparten conocimiento y experiencias sobre de huella de carbono en España.

Es decir, el viaje que debe hacer un alimento desde donde es cultivado y/o manufacturado (preparado, empaquetado, etc.) hasta el punto donde se vende y/o consume tiene un coste ecológico, unas emisiones, que aumenta según el medio de transporte que se use y la cantidad de kilómetros que tiene que recorrer.

Otro factor que incrementa la huella ecológica de un alimento es la necesidad de mantenerlo durante todo ese viaje en cámaras frigoríficas para que no se estropee, con toda la energía que estos aparatos pueden llegar a consumir.

Asimismo, los conservantes se usan para que, sobre todo alimentos que se consumen frescos como las frutas y las verduras, duren más y lleguen en buenas condiciones a los mercados. 

Por eso, todos los expertos recomiendan comer fruta de temporada, porque la que no lo es la tienen que traer de fuera. Por ejemplo, no hay melones ni cerezas en invierno. Es mejor comer lo que han cultivado cerca y en su temporada natural, cuánto más próximo mejor.

Es lo que se denomina consumo de proximidad. Por ello también en muchas ciudades se están habilitando espacios para que los ciudadanos puedan cuidar sus propios huertos urbanos.

Ecoembes, por ejemplo, está convencido con muchas otras entidades en la necesidad de consumir alimentos de temporada y por eso cada mes comparte en su cuenta de twitter las frutas que corresponden a cada estación.

También el Ministerio de Agricultura tiene en su página web un póster electrónico donde puedes consultar toda la información acerca de las zonas de producción, mejor momento de consumo, recetas y variedades de la fruta que se cultiva en España.

Comprando productos de alimentación locales y de temporada todos salimos favorecidos, nos beneficiamos nosotros porque compramos más saludable y barato, se beneficia el medio ambiente y ayudamos a mejorar la economía local.

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA
Indica los caracteres mostrados en la imagen.

Posts relacionados