Trabajo femenino y digno con el aceite que no se tira

Por
12 Abril 2017
Categoría: 
Noticias
mulleres coleteiras

La artífice de la idea fue la organizaciónArquitectura sin Fronteras que, entre otros lugares, trabaja desde hace diez años en A Coruña, “donde hay más asentamientos chabolistas que en las otras siete grandes ciudades de Galicia juntas”, nos dice Juan Aradas, voluntario de esta ONG.

Juan nos ha explicado que cuando se empezaron a crear los puntos limpios, mucha gente que vive en estas zonas se quedó sin trabajo, ya que tradicionalmente han tenido trabajos informales relacionados con la chatarra o con la recogida de cartón. “Entonces empezamos a estudiar la posibilidad de montar algo para que las mujeres de los asentamientos chabolistas, que son las más olvidadas de los olvidados, pudieran tener un medio de vida -recuerda Juan-. Vimos que aquí en A Coruña no se recogía aceite de una manera extendida y así empezó a fraguarse la cooperativa Mulleres Colleiteiras”.

El Ayuntamiento de la ciudad gallega ha permitido que coloquen contenedores en la ciudad para que sus ciudadanos depositen en ellos las botellas de PET con el aceite doméstico usado que luego se recogen con una furgoneta. En un año pueden recoger hasta 300 toneladas.

La recogida de aceite supone un gran ahorro, ya que evita los costes de mantenimiento de las redes de sumideros cuando se tira por el desagüe y de las instalaciones depuradoras que las procesan, porque depurar un litro cuesta alrededor 46 céntimos.  

 “Es un gran proyecto y se está recogiendo una cantidad importante de aceite. Al recoger el aceite evitas que acabe en el océano, sobre todo en esta ciudad donde estamos rodeados de mar. Además, queremos montar una planta para empezar a valorizar el aceite aquí mismo y calentar un colegio o climatizar una piscina municipal. Hacerlo todo lo más local posible”.

En este momento, la cooperativa está formada tres mujeres, pero si “Arquitectura sin Fronteras” consigue sacar adelante la planta valorizadora –que cuesta unos 40.000 euros- se podría ampliar a siete más porque se extendería el servicio de recogida a los alrededores de A Coruña, donde hay municipios residenciales y muy densos, con lo que se llegaría a una población de 400.000 habitantes.

Para Juan, la planta  “resultaría rentable y, además, sería muy importante tener una planta de reciclaje local donde se cerrara todo el ciclo y que se viera que es posible crear un negocio y unos puestos de trabajo dignos gracias a lo que no se tira”.

El proyecto ha quedado finalista en la categoría de “Mejor Iniciativa Social” en la IV edición de los Premios R de Ecoembes que reconocen las mejores iniciativas vinculadas con la sostenibilidad y el reciclaje.  

Como explica “Arquitectura Sin Fronteras”, en la memoria del proyecto de la separación que hacen las depuradoras se obtiene un residuo graso muy deteriorado “muy poco adecuado como combustible”, mientras que si el aceite se recoge de manera selectiva puede utilizarse como biocombustible y evitar la emisión de importantes cantidades de CO2 a la atmósfera.

Y añaden: “Aún tras esta etapa de desengrasado, en el agua residual queda un porcentaje significativo (entre el 30% y el 40% aproximadamente), referida a grasas de partículas más finas que pasan a las etapas posteriores y que representa el aceite vegetal que acaba llegando a los ríos, mares y acuíferos en general”.

Si amas la naturaleza y quieres proteger la vida en el medio ambiente, vivas o no en A Coruña, infórmate dónde puedes depositar tu aceite usado doméstico.

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA
Indica los caracteres mostrados en la imagen.

Posts relacionados