Notas de prensa

El uso del contenedor amarillo creció en la Comunidad de Madrid un 8% y el del azul un 2,7% en 2020 a pesar de la pandemia

28/05/2021
El uso del contenedor amarillo creció en la Comunidad de Madrid un 8% y el del azul un 2,7% en 2020 a pesar de la pandemia
  • Este crecimiento ha sido posible gracias al mayor compromiso ciudadano y al mantenimiento durante la pandemia de la recogida selectiva municipal como actividad esencial.
     
  • Durante el año pasado, cada ciudadano madrileño depositó 28,3 kg de residuos en el contenedor amarillo y 19,5 kg de papel y cartón en el contenedor azul.
     
  • El confinamiento y el parón de la actividad comercial provocó una reducción de la recogida selectiva en grandes eventos y centros de trabajo con respecto a 2019.
     
  • En 2020 se entregaron a instalaciones recicladoras 209.621 toneladas de envases domésticos procedentes de los contenedores amarillos y azules de la calle, de recogidas selectivas en lugares de gran afluencia y de plantas de residuos municipales.

A pesar de la excepcionalidad vivida durante gran parte del 2020 y que continúa en la actualidad como consecuencia de la Covid-19, el reciclaje de envases volvió a consolidarse un año más como una práctica medioambiental muy extendida en la sociedad madrileña. Así se desprende de los datos de participación ciudadana proporcionados por las 179 entidades locales que prestan el servicio de recogida de estos residuos en la Comunidad de Madrid a Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro encargada de la gestión de los envases domésticos ligeros [1] . Estas cifras confirman el crecimiento, un año más, en la cantidad de estos residuos que los ciudadanos depositaron en el contenedor amarillo (destinado a envases de plástico, latas y briks) y en el contenedor azul (papel y cartón).

Así, cada ciudadano madrileño depositó 28,3 kg de residuos -un 8% más respecto al año anterior - en los 133.347 contenedores amarillos destinados a los envases domésticos de plástico, metal y brik. Una cantidad que, durante los últimos cinco años, ha incrementado un 38% y que reflejan el creciente compromiso ciudadano con el reciclaje de estos envases.  Pero hay que seguir reforzando y sensibilizando para afinar la separación que los ciudadanos hacen en sus hogares, ya que de los kilos que cada ciudadano depositó en el contenedor amarillo, 12,4 kg fueron de residuos que no son envases.

Por su parte, la colaboración ciudadana con el reciclaje a través del contenedor azul creció un 2,7% gracias a que cada madrileño depositó 19,5 kg de papel y cartón en los 26.489 contenedores azules que hay situados en la vía pública para reciclar sus envases. Una cifra que, durante los últimos cinco años, ha aumentado un 61%. Cabe destacar que, en los contenedores azules, además de envases domésticos, se depositan otros residuos, como el papel y el cartón comerciales y las revistas.

Además de a través de los contenedores azules y amarillos, los envases domésticos ligeros de plástico, metal, brik, papel y cartón se recogieron en otros puntos de reciclaje, como los más de 12.500 contenedores de recogida selectiva situados en lugares de gran concurrencia (oficinas, estadios, hostelería y festivales, entre otros). También se recogieron envases domésticos ligeros en las plantas de residuos urbanos a las que se trasladan los contenedores de resto (un lugar en el que no deberían depositarse estos residuos, pero al que, gracias a la colaboración ciudadana, llegan cada vez menos envases).

En contraposición a la subida de la recogida selectiva en la calle, la reducción -e incluso la cancelación- de la actividad comercial, empresarial y de eventos a causa de la Covid-19 en los lugares de gran concurrencia, supuso una menor recogida de envases domésticos en estas ubicaciones. Por eso, y en total, gracias al esfuerzo y compromiso de la sociedad madrileña, en 2020 se entregaron a instalaciones recicladoras homologadas un total de 209.621 toneladas de envases domésticos para su posterior reciclaje, un 1,3% menos que el año anterior.

La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, Paloma Martín, ha destacado que el “Gobierno regional está implantando un modelo circular en base a dos principios que son: reducir la generación de residuos y darle valor transformándolos en nuevos recursos. La sostenibilidad es un valor estratégico en sí mismo, transversal a todas las áreas de gobierno de la Comunidad de Madrid, ya que el crecimiento económico y la protección ambiental van de la mano. Es importante concienciar a los ciudadanos de la importancia que tiene el reciclaje para conseguir una región sostenible con el medioambiente y, en ese sentido, el reto de la sostenibilidad nos obliga a todos a reducir el uso de recursos naturales, prolongar el ciclo de vida de los productos, fomentar la reutilización y el consumo responsable”.

“Sin duda y, a pesar del contexto de pandemia, el compromiso de la sociedad madrileña con el reciclaje de envases domésticos se ha reforzado, convirtiéndose en el hábito ambiental más extendido entre los hogares madrileños”, indicó Alberto Fernández, gerente de Ecoembes en la Comunidad de Madrid, quien añadió que “gracias al esfuerzo realizado por el Gobierno de la región, los municipios y Ecoembes a través de diversas acciones, como el Plan de Mejora de la Recogida de envases ligeros de la Comunidad de Madrid, el sistema de reciclaje se ha optimizado de manera constante. Seguiremos colaborando para convertir a la Comunidad de Madrid en una sociedad 100% recicladora”.

Dicho Plan de Mejora, desarrollado por la Dirección General De Economía Circular de la Comunidad de Madrid, la Federación de Municipios de Madrid y Ecoembes, surge con el objetivo de seguir consolidando el reciclaje en región, realizándose diversos estudios de contenerización, jornadas con responsables y entregándose cerca de 2.000 papeleras de recogida selectiva y más de 1.000 contenedores ligeros con el fin de acercar el reciclaje a los municipios madrileños.

Igualmente, se puso en marcha, junto con el ayuntamiento de Fuenlabrada el proyecto de innovación social MILMA, que tiene como objetivo generar oportunidades de acceso a empleo a través del reciclaje, dando una segunda oportunidad a personas y favoreciendo su inclusión social.

Por otro lado, en 2020 se comenzó a implantar en la región  RECICLOS, el primer Sistema de Devolución y Recompensa (SDR) de España, destinado a fomentar la recuperación y el reciclaje de las latas y botellas de plástico de bebidas a través de recompensas sostenibles y que supone un paso más en la evolución del actual sistema que gestiona Ecoembes, asentado desde hace más de dos décadas.

RECICLOS ya está funcionando en más de 445 contenedores amarillos repartidos por las calles de la ciudad de Getafe. Además, la comunidad cuenta desde 2021 con máquinas de reciclaje en el centro comercial intu Xanadú, donde los ciudadanos podrán seguir reciclando fuera de sus hogares las latas y botellas de plástico de bebidas.

Gestión de los envases domésticos ligeros

La misión de Ecoembes, tal y como establece la Ley de Envases 11/97, es coordinar y financiar el ciclo del reciclaje de los envases domésticos de plástico, metal, brik, papel y cartón en España, con el objetivo de que estos residuos se recuperen y reciclen de manera eficiente y sostenible para garantizar su circularidad.  Los envases domésticos adheridos a Ecoembes suponen un 8% en peso del total de residuos municipales generados.

Tal como marca esta ley, Ecoembes cubre el coste eficiente de lo que supone para las 8.131 administraciones locales españolas prestar el servicio esencial de recogida selectiva y tratamiento de envases domésticos ligeros. Esta cantidad que reciben las administraciones locales procede tanto del pago del Punto Verde [2] por parte de las empresas que ponen envases domésticos en el mercado español como de los ingresos obtenidos por la venta de materiales a instalaciones recicladoras.

Tanto la actividad de estos ayuntamientos como la de Ecoembes está permanentemente auditada por las autoridades públicas, - y reforzada por controles internos de Ecoembes- que mantienen un control estricto sobre las cantidades recogidas de los contenedores y posteriormente recicladas, a través de auditorías, análisis de composición de los residuos y controles de calidad de los mismos, inspecciones en plantas y auditorías de homologación de recicladores. En el último año se han realizado en nuestro país más de 14.000 auditorías y controles de calidad a lo largo de toda esta cadena.

[1] Los residuos cuyo reciclaje gestiona Ecoembes suponen un 8% de los residuos municipales que se generan en España (Fuente: Fundación Economía Circular) Diagnóstico y escenarios de cumplimiento de los objetivos de residuos municipales 2025 – 2030 - 2035

[2] Símbolo identificativo que garantiza que la empresa que pone ese producto envasado en el mercado cumple con Ley 11/97 de Envases y Residuos de Envases y ha abonado un importe económico para que el residuo de envase de ese producto se gestione correctamente.